Kumon en Botsuana: Unidad Francistown

Orientadora: Segametsi Raguin

Kumon: una organización que nunca deja de aprender.
“Kumon extrajo todo el potencial de los niños.
Yo aprendí con mis alumnos lo increíble que es Kumon.”

Una vez le dijeron a un alumno que él no tenía ninguna esperanza en la escuela, pero Kumon cambió esa historia.

Comencé como orientadora de Kumon en 2011. Para explicar la razón por la cual creo firmemente en el método Kumon, permítanme contar sobre un niño que conocí después de abrir mi unidad.

Ese niño era considerado sin salvación por su profesor. Un niño que tenía dificultades de concentración y que estaba en estado permanente de agitación, perturbando la clase constantemente. Su profesor llegó a hablar con la madre para pedirle que el niño fuese enviado a una institución especializada.
Cuando comenzó a estudiar con el método Kumon, ya había perdido la motivación para aprender. Sin embargo, nosotros le decíamos constantemente que él era inteligente y hábil, sin importar cuán pequeños fuesen sus logros iniciales.

A medida que fue avanzando en los estudios por el método Kumon, él obtuvo confianza en sí mismo y en su capacidad de aprender. Mostró un cambio de comportamiento tan significativamente positivo que fue notado no solo por su profesor sino también por el director de la escuela.

Elogiar a los niños por sus logros convierte el aprendizaje en una experiencia agradable, que los inspira a vivir su pleno potencial.

Con el método Kumon su potencial crece y continúa creciendo cada día. Él se desarrolló también en términos de personalidad y ahora enfrenta positivamente cualquier tarea dada. Recientemente él me dijo: “es apenas una cuestión de perseverar. Si puedes hacerlo, puedes mejorar. Al inicio puede dar miedo, pero si continúas se hace más fácil”. Enseguida agregó con una sonrisa: “es como jugar tenis”.
El hecho es que él adora jugar tenis y es actualmente el mejor jugador de 7 años de edad en el país. Realmente creo que la ética en el trabajo y la perseverancia que él desarrolló estudiando día tras día con Kumon le permitieron también destacarse en el tenis. Este caso me hizo notar cuan grande es la autoconfianza de un niño y que por medio de un aprendizaje alegre, en pequeños pasos y recibiendo elogios continuamente por sus logros, solo tiende a aumentar. Espero que cada niño pueda tener la oportunidad de estudiar por el método Kumon y superarse, o sea, tener la ocasión de desarrollar todo su potencial y convertirse en la persona que realmente es capaz de ser.

Kumon tiene el poder de transformar la vida de los niños

Renuncié a mi empleo como profesora de escuela y elegí ser una orientadora de Kumon. El motivo es porque siento que puedo causar mayor impacto orientando a los alumnos individualmente con el método Kumon en lugar de dar clases en la escuela. La alegría que cada alumno experimenta por medio del estudio en Kumon tiene el poder de cambiar la vida de cualquier niño. Estoy orgullosa de ser parte de esto y quiero continuar trabajando como orientadora de Kumon en mi ciudad.

Una corporación que nunca para de aprender.