Kumon en Brasil: Unidad Boa Vista

Orientadora: Glaucia Domenico

Kumon: una organización que nunca deja de aprender.
"Yo me hice orientadora de Kumon para realizar las aspiraciones de mi madre, y la clave para el éxito de mi unidad es aprender con mis compañeros orientadores.
Ver la forma en que mi madre y sus colegas aprendían unos con otros me inspiró a convertirme en una orientadora de Kumon."

Mi madre fue orientadora de Kumon. La vi trabajando en su unidad muchas veces a lo largo de los años. Recuerdo el día que mi madre abrió su unidad como si fuera ayer. Desde aquel día me siento llena de admiración por los orientadores de Kumon. Mi madre siempre me incentivó a seguir sus pasos. A partir de los 11 años de edad, ella comenzó a llevarme a las visitas a unidades y reuniones de orientadores. Recuerdo que quedé fascinada por la forma en que los orientadores se reunían para hablar sobre casos de alumnos. Esos encuentros fueron dedicados a la búsqueda del potencial de cada uno y yo presencié la manera como los orientadores más expertos compartían su conocimiento con los demás. La llegada de mi madre también era ansiosamente esperada por los otros participantes.
Orientadora Glaucia Domênico

Aprender con los otros orientadores y evitar que los alumnos queden en desventaja.

Con el tiempo mi madre se hizo muy popular, pues ella había acumulado mucha experiencia y fue capaz de prestar apoyo a los nuevos orientadores. Muchos orientadores visitaban su unidad a fin de aprender con ella. Más tarde, yo comencé a trabajar en la región de Belém, donde recibí una calurosa acogida por todos los orientadores y colaboradores de allá. Visité muchas unidades en todo Brasil y siempre me alegraba recibir recomendaciones valiosas y el know-how que los orientadores compartían conmigo. Por medio de las visitas a otras unidades, recibir otros orientadores y colaboradores, participar de reuniones regionales, seminarios y conferencias, me expuse a gran cantidad de conocimiento que usé para desarrollar aún más mi unidad. Busco diariamente la manera de mejorar la orientación.
Cierto día, yo estaba preocupada sobre cómo orientaría a determinado alumno. El alumno era capaz, pero yo sentía que no estaba logrando desarrollar su capacidad de modo más pleno y que acababa atribuyéndole una cantidad excesiva de revisiones. Entonces, discutí la cuestión con una orientadora con más experiencia. Con base en sus consejos comencé a asegurarme de que los alumnos que estudiaban el material de lengua materna leyesen los enunciados, textos y preguntas por completo, releyendo sus respuestas después de escribirlas. Los resultados mejoraron instantáneamente.

Grabar las palabras de Toru Kumon en el corazón y aprender con colegas de todo el mundo

Después de ver tantos casos, quedé firmemente convencida de que el método Kumon de educación es excelente para ampliar el potencial de los niños. Kumon ha mejorado mi vida y la vida de mis alumnos. Siento gran inspiración en las palabras de Toru Kumon, que dicen: “el así está bien no existe, siempre hay algo mejor”. Estas palabras están siempre encima de todo en mi mente: “cuanto más aprendes, más claras se tornan tus deficiencias”. Nada debe causar miedo o vacilación al intentar cosas nuevas.

Yo quiero continuar aprendiendo más sobre el método Kumon con mis colegas orientadores de Brasil, de América del Sur, de Japón y de todo el mundo.

Una corporación que nunca para de aprender.