Kumon en Macao: Unidad Kumon Champs Education

Orientadora: To Yan

Kumon: una organización que nunca deja de aprender.
"Experiencias difíciles me enseñaron a estar consciente de que siempre hay más por aprender. Yo nunca dejo de aprender con los alumnos, al igual que con los padres.
Un excelente alumno dejó Kumon por mi incapacidad de identificar el estudio en el punto ideal."

Durante mis primeros años como orientadora de Kumon para mí era muy desafiante identificar el punto ideal para cada alumno. En aquella época, yo no confiaba en que podría determinar con precisión el punto ideal de estudio en cada caso.

Hubo un alumno en mi unidad cuya capacidad le permitió ir más allá de su grado escolar. A pesar de eso, él dejó de frecuentar mi unidad. Me di cuenta que las lecciones del material didáctico que le había dado eran muy difíciles para su nivel en ese momento. Yo estaba convencida de que aquel alumno lograría resolver aquellas lecciones si lo intentaba. Sin embargo, infelizmente, perdió la motivación para completar los niveles más avanzados del material didáctico del método Kumon.

Aprendí con una orientadora de Hong Kong que debía volver a los orígenes del material didáctico de Kumon y realizar mi orientación en base a la estructura del material.

Tuve mucha suerte de conocer una orientadora veterana de Hong Kong cuando estaba en Filipinas participando en un programa de entrenamiento.

Ella tenía mucho conocimiento sobre la estructura del material didáctico y cómo estaban conectados los niveles. Esa orientadora de Hong Kong me dio muchas recomendaciones que profundizaron mi comprensión de aspectos fundamentales que desconocía hasta entonces.

Ella realmente me ayudó a ampliar mis horizontes. Después que regresé del viaje, sentí que sus consejos me ayudaron a seguir en la dirección correcta. Comencé a revisar atentamente la estructura original del material didáctico de Kumon y empecé a enfocarme en la importancia de la estructura programada del material de Kumon, que permite a cada alumno ser autodidacta.

Aprendí la importancia de la orientación individualizada durante el período inicial después de la matrícula gracias a una orientadora japonesa que conocí en una conferencia de orientadores.

Tomé consciencia de la importancia de ese punto dos años atrás, cuando asistí a una charla dada por una orientadora de Japón en en el Encuentro de Orientadores de Kumon China.

Estaba totalmente de acuerdo con aquella orientadora sobre la gran importancia de la orientación inicial después de la matrícula. Es deber del orientador realizar de forma completa la orientación a partir del momento en que los alumnos se matriculan en Kumon, permitiéndoles desarrollar su inteligencia por sí mismos.

Para eso, debo tener un entendimiento muy claro del material didáctico y también tener una comprensión muy clara de la situación de aprendizaje actual de cada alumno en mi unidad. Tengo que saber lo que cada alumno está pensando, cómo ellos están asumiendo el desafío de las lecciones y cómo evaluar su éxito. También quiero saber cómo los alumnos encaran los ejemplos y cómo resuelven cada lección.
Siento mucho no haber sido capaz de entender completamente la situación de aquel alumno que dejó de venir a mi unidad. Sin embargo, tal experiencia me hizo dar cuenta de que aún tengo mucho por aprender, algo que me dio motivación extra. Los orientadores aprenden continuamente en un nivel más profundo, analizando cuidadosamente los casos de cada alumno que orientan. Por lo tanto, nos corresponde a nosotros orientar más y más alumnos para que podamos tener un número mayor de casos de alumnos con los cuales aprender.

Una corporación que nunca para de aprender.