Nuestras Aspiraciones

Nosotros, de Kumon, compartimos un sueño: el sueño de la evolución conciente por medio de la educación.

Por medio de nuestra misión, visión, valores y también de nuestra responsabilidad social, Kumon contribuye al crecimiento y felicidad de cada individuo.

Misión Descubrir el potencial de cada individuo, desarrollando sus capacidades al máximo límite, formando personas mentalmente sanas y capaces que puedan también contribuir con la comunidad global.
Visión Ofrecer, en todos los países y regiones del mundo, la oportunidad de aprender con el método Kumon, haciendo énfasis en que los alumnos estudien por iniciativa propia para alcanzar sus sueños y metas.
Valores KUMON WAY. Estudiar por el método Kumon es una experiencia de aprendizaje que indudablemente será útil para el desarrollo y el futuro del niño. Ofrecer a tantos niños como fuera posible, la oportunidad de estudiar por el método Kumon.
KUMON WAY
Lo que nosotros, colaboradores, más valoramos
Las personas que caminan a nuestro lado, con el mismo ideal Tenemos el máximo respeto por todas las personas que consideran a los niños importantes y que contribuyen con la sociedad por medio de la educación. Y, con el corazón lleno de gratitud, valoramos el apoyo incondicional y las actividades en conjunto.
Todos los colaboradores Valoramos todos los esfuerzos para construir un ambiente y una cultura en la cual todos los colaboradores tengan garantizada una vida con tranquilidad, reciban un tratamiento adecuado y se involucren en el trabajo con entusiasmo, alimentados por el sentimiento de misión y satisfacción, creciendo cada día.
La relación con la sociedad de cada región Sentimos gratitud por la sociedad donde vivimos y en la cual actuamos y, como buena empresa ciudadana, valoramos el cumplimiento de nuestra responsabilidad y nuestro deber para con toda la sociedad. De esta forma, participamos intensamente en las diversas actividades en pro de una sociedad mejor, incentivando la protección al medio ambiente y a los recursos naturales y promoviendo la cultura y la educación en cada región.
A lo largo de nuestra jornada siempre debemos cuestionarnos: ¿será que esto es realmente para el bien de los niños? Y, a medida que cada uno de nosotros va compartiendo la dirección que debemos seguir, aumentaremos aun más el valor de este método educativo, dedicando todas las fuerzas para que el método Kumon llegue al mayor número posible de niños.

Una corporación que nunca para de aprender.